Brea Frank “rompe” en su primer día de radio en Nueva York

Espacio. El locutor estrenó ayer junto a Francisca Lachapel su “talk show” radial por la “X” 96.3 FM en la ciudad de New York. Talento. La cadena Univisión apostó por los dominicanos.

SANTO DOMINGO.-La emoción se apoderó ayer del locutor dominicano Brea Frank, cuando al abrir los micrófonos de su programa radial “La bella y el duro”, en su primer día en la radio de Nueva York, la gente colapsó los teléfonos de llamadas en una clara respuesta de aceptación a su trabajo.

El joven, que supo llevar una carrera de éxito en la locución local, es la cara, junto a Francisca Lachapel, del nuevo espacio de la estación de Univisión “X” 96.3 FM en la ciudad de New York. Contento y feliz habló con EL DÍA y contó cómo se siente ahora con esta nueva responsabilidad.

“Fue bonito escuchar las llamadas de colombianos, peruanos, chilenos y dominicanos que llamaban de todos los estados”, dijo.

¿Cuándo fue el día que te llegó la propuesta de ir a la radio de NY?

Cerca de 2014; en 2015 fueron los primeros acercamientos que tuve con la cadena Univisión, en ese momento las cosas no se dieron, más adelante retomamos las conversaciones, pasé los requerimientos que ellos me iban pidiendo y gracias a Dios hoy aquí estamos.

¿Qué pensó Brea Frank cuando le proponen dejar todo y empezar de nuevo?

Cuando me dicen tienes que venir que ya se dio todo y te queremos en Univisión, yo entonces dije ¡oh mi Dios!, porque dije que sí, y fue ahí donde el miedo empezó a florecer y llegaron las dudas a mi cabeza; pero me dije que la vida se trata de retos, de asumir compromisos y de emprender, igual como lo hice cuando me mudé de San Cristóbal a la Capital solo.

¿Qué te dijeron tus padres con tú huida Nueva York?

Mi mamá se puso feliz y me dijo: “Vas a trabajar en Univisión, donde trabaja Francisca Lachapel”, porque ella la admira, y mi papá, que no habla mucho, me dijo: “Ve con Dios hijo”.

¿Trabajaste radio local pensando que algún día llegaría la propuesta de radio internacional?

No, yo me sentía muy cómodo, sin techo, sin esas redacciones que ponen los jefes. Yo en el grupo Telemicro me sentía demasiado bien y no me visualizaba haciendo radio internacional, sino haciendo otras cosas en la radio.
¿Qué le dices a los demás locutores que trabajan aquí y les gustaría recibir tu misma propuesta?

Creo que mantener el estándar en ser uno mismo, no parecerse a nadie y respetar al público y pensar que siempre hay espacio para mejorar.

Uno no lo sabe todo, hay que mantenerse aprendiendo del diario vivir y utilizar eso como recurso, creo que sería decirles que siempre hay espacio para la mejoría y para soñar.

Los artistas locales han celebrado tu llegada a NY, ¿has pensado en ayudarlo a difundir su música allá?
Lógicamente sí, los artistas locales y yo hemos crecido juntos en este movimiento, somos familia, donde quiera que esté una persona como Brea Frank tiene que estar el movimiento urbano.

Me siento un embajador de esos artistas y así lo hice saber a los ejecutivos de la cadena, que las expectativas del movimiento urbano local iban a aumentar con mi entrada a esa radio, porque soy uno del mismo movimiento.
¿Todo ese ruido de la fama, te molesta, te hace feliz o simplemente es un ruido?

Todo el que está en el arte quiere ganar reconocimiento y es válido siempre y cuando lo asuma con la humildad que merece y con respeto al público, manteniéndote con los pies en la tierra.

He ido aprendiendo que esto es una película que tienes que disfrutarla, pero tampoco olvidarse que somos seres humanos y al final lo único que vale es ser gente.