A Kim Kardashian le encanta jugar con su imagen

Para esta salida a navegar por las aguas de Florida, Kim optaba por un ajustado mono rosa de Chanel, color que (éste sí) casa perfectamente con su habitual cabello negro. Hablamos sólo del color, ya que la combinación del rosa y el negro tradicionalmente funciona.

A la salida marinera que Kim vivía este jueves con algunos de sus mejores amigos, como su inseparable e íntima Larsa Pippen, también se sumaba su hija mayor, North, de 5 años, a la que dejaban corretear por la cubierta del yate. La niña llevaba un bikini amarillo, que lo mismo fue la fuente de inspiración de su madre para su look nocturno. Quién sabe.