La empresa argentina que está trabajando para hacer un “bitcoin inteligente”

Bitcoin Emission icon with 300 blockchain, bitcoin, ethereum, smart contract graphic icons. Vector clip art style is flat iconic symbols.

Luego de la crisis del 2008, las nuevas monedas virtuales, principalmente Bitcoin, aparecieron como una alternativa al sistema financiero controlado por los bancos y las organizaciones privadas. Ofrecieron una forma colectiva de regular la emisión de activos y su intercambio dejando fuera de la ecuación a una autoridad central. Pero el surgimiento de Bitcoin fue solo el primer paso.

La seguridad de su red está fuertemente asociada a su simpleza. Por esto, Bitcoin no puede realizar operaciones complejas. Actualmente no soporta “contratos inteligentes”, que se ejecutan automáticamente cuando se comprueban y validan sus condiciones, una tecnología que permite que, por ejemplo, un trabajador freelance cobre al cumplir con su objetivo sin tener que confiar en que su empleador le pague en tiempo y forma.

Qué hace y cómo funciona la empresa de origen argentino que creó “cajas fuertes” para Bitcoins
La dueña es Xapo, la cartera bitcoin originaria de Argentina, que desarrolló en 2014 un sistema de máxima seguridad para el almacenamiento de los bitcoins de sus usuarios; consistente en el resguardo de las claves privadas en bóvedas físicas repartidas por todo el mundo

Infotechnology.com

“No se puede tener valor descentralizado y lógica centralizada del negocio”, explica Diego Gutiérrez Zaldívar, uno de los fundadores y CEO de RSK Labs, empresa argentina que busca crear la infraestructura necesaria para que el ecosistema de las tecnologías descentralizadas siga creciendo y pueda no solo almacenar valor sino también automatizar sus operaciones, dando lugar a una nueva generación de aplicaciones.

Ellos no optaron por crear un nuevo activo. En RSK Labs creen que Bitcoin ya concentra una enorme infraestructura y que aprovecharla es la mejor opción. Para esto crearon una red paralela, más inteligente, vinculada a la blockchain de Bitcoin gracias a una tecnología llamada “merge mining” que permite que los mineros trabajen para ambas redes sin la necesidad de invertir en más hardware, “reciclando” su poder de cómputo. Los usuarios pueden cambiar sus bitcoins por “smart bitcoins” en la plataforma de RSK y viceversa.

Bloque génesis
RSK Labs, antes llamada Rootstock, es una empresa desconocida para la mayoría de los argentinos pero de renombre en el ecosistema global de Bitcoin. El proyecto surgió como la unión de dos equipos de trabajo, uno técnico y otro social. En 2015, Rubén Altman, licenciado en Computación; el ingeniero en Informática y especialista en Marketing Adrián Eidelman y Sergio Lerner, magíster en Ciencias de la Computación y ex auditor de seguridad de la Fundación Bitcoin, se juntaron con el economista Gabriel Kurman y Diego Gutiérrez Zaldívar, quien venía desarrollando comunidades sobre Bitcoin en América latina.

“No se puede tener valor descentralizado y lógica centralizada del negocio”
Diego Gutiérrez Zaldívar, CEO de RSK

¿Cómo funciona Tether, el “criptodólar” digital?
Un nuevo “criptoken” de la economía digitl promete valer 1 a 1 con el dólar. ¿Sirve como refugio?

Infotechnology.com

La idea era implementar contratos inteligentes en Bitcoin y en 2016 nació la compañía. Esta visión, enfocada en aprovechar la seguridad de la criptomoneda, les trajo inversiones por más de US$ 4,5 millones de los principales players del sector. En la primera ronda recibieron US$ 1 millón de grandes como Digital Currency Group, Coinsilium y el gigante chino Bitmain, la principal empresa de minería de bitcoins. Luego, en una segunda ronda, recibieron otros US$ 3,5 millones para implementar su plataforma de contratos inteligentes, la pieza clave para crear aplicaciones descentralizadas, conocidas como dApps.

Pronto, el desarrollo de la red Rootstock y su token, el Smart Bitcoin (SBTC), le valió a RSK la aprobación de importantes figuras de la criptoindustria. El criptógrafo e ideador de los contratos inteligentes Nick Szabo dijo que combinaban lo mejor de Bitcoin y lo mejor de Ethereum, la primera red descentralizada en incluir contratos inteligentes. Y Marek Palatinus, fundador del primer pool de mineros y creador de la billetera Trezor, comentó: “Estoy impresionado por el desarrollo de RSK. Especialmente me gusta que no tengan una alt-coin, sino que construyeron su plataforma sobre Bitcoin. Esto puede ser la próxima gran cosa”.

Negocios abiertos
Descentralizar el almacenamiento de valor fue solo el primer paso de la revolución financiera. Es por esto que definieron la creación de una plataforma que permite construir aplicaciones sobre la red de Bitcoin como su primer objetivo y hacer que la confianza pasase de las personas al código. “Sin esto no es posible construir un modelo de incentivos económicos sobre el cual se creen el resto de los servicios”, detalla.

Actualmente están trabajando en una blockchain paralela a la de Bitcoin, un concepto conocido como sidechain, o cadena paralela. La red Bitcoin es robusta porque es simple y agregarle complejidad no está en los planes, pero es posible construir sobre ella, aprovechar su infraestructura sin tener que cambiar cómo funciona.

“Es una red enorme que mezcla desde nodos de US$ 50 hasta inmensas operaciones de minería que superan los miles de millones de dólares”, destaca el fundador.

Ellos crean la infraestructura para que otro desarrollen sus aplicaciones y los mineros puedan colaborar con la seguridad de la red. “Nuestro modelo de negocios se basa en la adopción de la plataforma. Si esta crece, una parte de las comisiones que cobran los mineros es nuestra y otra la usamos para incentivar nuevos proyectos”, explica Zaldívar.

Actualmente, entre las organizaciones trabajando con la plataforma están Tarjeta Naranja, el Banco del Pacífico de Ecuador y el Banco Davivienda de Colombia y tienen un proyecto de inclusión financiera que integra al Banco Interamericano de Desarrollo y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.