Los robots ya no solo imitan

0



Si una persona quiere montar un mueble de IKEA, lo normal es que se guíe con las figuras que aparecen en las instrucciones. Es decir, aprende a ejecutar autónomamente una tarea en un entorno real a partir de imágenes en dos dimensiones. Eso requiere capacidades complejas, como figurar un concepto mentalmente y memorizarlo, reconocer y superar posibles obstáculos que se encuentren en el espacio físico y saber distinguir de otros objetos las piezas que se necesitan. Se trata de características del aprendizaje humano, estudiadas por disciplinas como las ciencias cognitivas y las neurociencias. Encontrar la manera de replicar esas características en los robots es una de los desafíos actuales para distintos investigadores y empresas del sector.

Seguir leyendo.



Source link