Harden asegura que el retraso en su llegada a Orlando ha sido por “razones familiares”

0

La estrella de Houston ha empezado a entrenar tras pasar el pertinente tiempo de cuarentena en su habitación del hotel en Disney World

James Harden ya está en la burbuja de Orlando con los Houston Rockets –es lo que importa–, y sobre lo que ha motivado su retraso de cara a incorporarse a la expedición, este ha quedado explicado por él mismo con un escueto: “razones familiares”. No sabremos más. Respetando la privacidad de los jugadores está habiendo un gran hermetismo sobre aquellos que han postergado su llegada a Disney World, o que incluso aún no han llegado. En Denver por ejemplo supimos en todo momento que Nikola Jokic arribaría algo más tarde al haber dado positivo por coronavirus. Sin embargo, de las ausencias en la burbuja de Gary Harris, Torrey Craig y Michael Porter Jr. no se supo hasta el 13 de julio.

Sea como fuere, Harden ya está con sus compañeros y al parecer a buen nivel. Según palabras de su entrenador, Mike D’Antoni, James se ha incorporada al ritmo del equipo como si nada: “no he notado ninguna diferencia”. La realidad es que más allá de la fecha exacta de aparición en la burbuja, para los Rockets (y todos) lo importante es lograr un punto óptimo de forma para el conjunto. Y sí, ello se consigue teniendo a la plantilla entera disponible. Sobre esto, aún se mantienen a la espera de poder contar con Russell Westbrook, quien dio positivo en coronavirus y se mantiene fuera de la burbuja realizando la necesaria cuarentena.

Volviendo a Harden, el MVP de 2018 aún se muestra indeciso sobre si llevará un mensaje social o no en su camiseta. La mayoría así lo harán, pero hay casos en los que se mantendrá el nombre del jugador –es la decisión que ha tomado LeBron James–, e incluso otros en los que se desea protestar dejando tal espacio en blanco –es lo que le gustaría hacer a Damian Lillard–. La Barba se lo está pensando. “Estoy trabajando en eso ahora mismo. Estoy en proceso de averiguar si voy a poner un mensaje en mi espalda y si optaré por otros formas para transmitir mi mensaje”, comenta James.

Lo cierto es que la expectación por volver a ver partidos de NBA no para de crecer. Son más de cuatro meses sin baloncesto y observar simplemente a los equipos entrenando ya ha levantado el ánimo en no pocos. Sobre sus sensaciones volviendo a verse en una cancha con el resto del equipo, Harden fue tan conciso como explícito: “A James le encanta la canasta”.