La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

0

La obesidad es una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Aunque este padecimiento usualmente es asociado con alimentación poco saludable, actividad física limitada y el poco cuidado de la salud, la realidad es que es una ciencia más compleja y desconocida de lo que significa vivir bajo las limitaciones de esta condición, ya que es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento médico a largo plazo. Se estima que el 67% de los habitantes de Centroamérica y el Caribe viven con sobrepeso u obesidad y estas condiciones traen consigo muchas comorbilidades asociadas como el síndrome metabólico.$!La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

El síndrome metabólico (SM) es un desorden clínico que se caracteriza principalmente por presentar obesidad abdominal, hipertensión (alteración de la presión arterial) y resistencia a la insulina. Esta afección provoca cambios inflamatorios crónica de con efectos sistémicos profundos y usualmente un signo visible en este síndrome es una circunferencia mayor en la cintura.

“La obesidad y la presencia del síndrome metabólico en una misma persona, incrementa el riesgo de diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares.” menciona el doctor Víctor Nolasco, Gerente Médico de Novo Nordisk CLAT. Los factores que comparten ambos padecimientos y que modulan la prevalencia en el tiempo son el estilo de vida, la calidad nutricional y la ausencia de actividad física, sin embargo, para el caso del síndrome metabólico la edad, etnia y sexo también contribuyen a la susceptibilidad metabólica.

La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

El criterio para identificar este síndrome es la presencia de tres o más de estos factores:

  • Obesidad central: Se mide en la circunferencia de la cintura – Más de 40 pulgadas o 101 cm en los hombres. Más de 35 pulgadas o 88 cm en las mujeres.
  • Los niveles de triglicéridos en sangre en ayunas de 150 mg/dL o más o estar tomando medicamentos para triglicéridos elevados.
  • Bajos niveles de colesterol HDL o estar tomando medicamentos para el colesterol HDL bajo: Hombres, menos de 40 mg/dL y para las mujeres menos de 50 mg/dL.
  • Alteración de la presión arterial de 130/85 mm Hg o superior o estar tomando medicamentos para el control presión arterial.
  • Glucosa en ayunas (azúcar en sangre) de 100 mg/dL o superior o estar tomando medicamentos para la glucosa en sangre elevada