Alarma por fraude en la UE: mil millones de ‘vacunas fantasma’ están siendo ofrecidas por una red a varios países

0

Ni siquiera las vacunas se libran de la corrupción en plena pandemia del coronavirus. De hecho, los gobiernos de la UE han encendido las alarmas porque habría 1.000 millones de dosis «fantasmas» ofrecidas por una red a diferentes países. El valor, según ha confirmado la Agencia Antifraude, asciende a 14.000 millones de euros. En ese contexto, la OLAF avisa de la necesidad de tomar medidas para evitar situaciones como esta, sobre todo en un contexto en el que la vacunación tiene que coger mejor ritmo.

Tal como explica la agencia, «varios gobiernos han emitido este tipo de alertas». La OLAF, en un informe emitido el pasado mes de febrero, dio cifras sobre este fraude. «Nos llegan noticias de estafadores que se ofrecen a vender vacunas a los gobiernos de toda la UE. Estas ofertas se presentan de muy diversas formas. Por ejemplo, los estafadores pueden ofrecer la venta de grandes cantidades de vacunas, entregar una muestra para embolsarse el primer anticipo y luego desaparecer con el dinero. Pueden entregar lotes de vacunas falsas», explican en un comunicado». Además, alertan de que estas redes pueden «pretender representar falsamente a empresas legítimas y afirmar que poseen o tienen acceso a las vacunas».

Detalle de un frasco que contiene la vacuna rusa Sputnik contra la Covid.

Asimismo, la OLAF marca los pasos a seguir. «A partir de ahora compartiremos activamente la información que recibamos sobre estos intentos de fraude con nuestros socios de confianza en la UE, en los Estados miembros y en todo el mundo», comentan en el documento, y piden a los países que hagan lo mismo, vigilando por su cuenta este tipo de prácticas.

Si se suman todas las nuevas dosis, el total de vacunas firmadas por la Unión Europea sube hasta los 2.800 millones de dosis. Asimismo, está previsto que el 11 de marzo pueda aprobarse la cuarta vacuna, la de Janssen -de una sola dosis-, que se uniría a las dos primeras que se aprobaron, Pfizer y Moderna, y a la de AstraZeneca. Además, la Unión está inmersa en una polémica respecto a la distribución de vacunas.

¿Por qué? Porque países como Austria, Dinamarca, Polonia o Eslovaquia han decidido desmarcarse de la estrategia común y empezar a actuar por su cuenta, y mirando hacia otras potencias como Rusia, China o Israel. El motivo: la «lentitud» de la EMA y de la Comisión Europea para asegurar que las dosis lleguen en tiempo y forma a los países.

Además, este jueves la EMA la ha anunciado que inicia los estudios preliminares (rolling review) de la Sputnik V. Es el primer paso, pero abre la puerta a una futura aprobación a pesar de las reticencias que ha habido hasta ahora. Eso sí, para que se pueda aprobar en territorio europeo se tiene que solicitar oficialmente su aprobación a la EMA, que posteriormente tendría que dar luz verde.