James Harden dice que promete venir mejorado de cara al séptimo partido

0

Menos de un minuto fue lo que duró James Harden en pista durante el primer partido de la serie que va a enfrentar a Nets y Bucks en un séptimo encuentro. Una lesión muscular en su pierna derecha apartaba a la estrella desde entonces hasta el inicio del quinto partido, en el que fue una sombra de sí mismo en los 45 minutos que permaneció en cancha. Su rendimiento ha experimentado una mejora sustancial en el sexto partido, pero Harden aún está lejos de encontrarse en forma. Y él mismo lo sabe. “Tengo que ser mejor en ambos lados de la cancha. Y eso es exactamente lo que voy a hacer en el séptimo partido”.

Tras su 1 de 10 en tiros de campo en el quinto partido, logró irse hasta los 16 puntos en el sexto con un 60% de acierto en el lanzamiento. Pero durante el mismo se vieron episodios en los que el jugador renunciaba a contraataques o a terminar cerca del aro por la rémora física. “Ni siquiera tiene que ver con estar oxidado. Es que no me podía mover. Creo que día a día voy a mejor. Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para ganar”.

Los Nets han pasado por una temporada marcada por las ausencias de su trío estelar. Kevin Durant y el propio Harden han jugado menos de la mitad de la temporada en Brooklyn. Con Irving apartado y Harden renqueante, la postemporada no está siendo más que una prolongación de los percances. El equipo ha tenido que remar toda la temporada contra la plaga de bajas, firmando un meritorio segundo puesto en la Conferencia Este que La Barba se ha encargado de sacar a relucir. “Con todo por lo que hemos pasado conseguimos una segunda plaza en una temporada particular. Solo tenemos que salir ahí y jugar en casa. Un partido”.

En enero, James Harden abandonaba los Rockets para perseguir el anillo que se le resistió durante su periplo en Houston. Allí ya sufrió el revés de la lesión de Chris Paul cuando las Finales estaban a solo un partido. Ahora, estas semifinales de conferencia se presentan como una oportunidad desesperada de pelear por el título. Pero por mucho que a Harden no le apetezca saborear de nuevo el amargor de una derrota así, su estado físico continúa pendiendo de un hilo. Su rendimiento podría mejorar como ya lo ha hecho entre el quinto y el sexto partido, pero sería inocente pensar en que va a ser todo lo determinante que se esperaría en condiciones normales.