Derrumbe en Miami: adelantan al domingo la destruccion de los restos del edificio por la llegada de la tormenta Elsa

0

Las autoridades de Florida aceleraron el sábado los planes para derribar los restos inestables del condominio Champlain Towers South ante la amenaza de que una tormenta tropical derribe lo que queda del edificio y ponga en peligro las labores de búsqueda y rescate.

La parte del edificio que quedó en pie tras el devastador derrumbe en Surfside podría ser demolida ya el domingo, según las autoridades.

Los dirigentes locales habían dicho el viernes que el proceso podría llevar semanas debido a la fragilidad de la estructura, pero la aparición de la tormenta tropical Elsa en el Caribe les hizo replantearse sus planes. Elsa, que fue degradada de huracán el sábado, podría azotar el sur de Florida a principios de la próxima semana, trayendo consigo fuertes vientos y lluvias que podrían crear peligros para los trabajadores.

“El temor era que el huracán pudiera derribar el edificio por nosotros, y derribarlo en la dirección equivocada”, dijo el alcalde de Surfside, Charles Burkett. Demoler el edificio rápidamente, dijo, “permitirá a nuestros trabajadores de rescate recorrer todo el lugar sin temor a ningún peligro por la caída de escombros o de edificios.”

La decisión de acelerar la demolición se produjo después de un día de debate sobre el mejor curso de acción. Las autoridades quieren minimizar las interrupciones en la búsqueda de las víctimas y poner fin a la situación de las familias lo antes posible, al tiempo que protegen a los equipos sobre el terreno de los peligros que supone la desvencijada estructura mientras peinan los montones de hormigón y metal.

El alcalde del condado de Miami-Dade Daniella Levine Cava. un demócrata, dijo inicialmente que los ingenieros no estaban en condiciones de moverse rápidamente en la demolición, diciendo a los periodistas el viernes por la noche que “no puede ser antes de esta tormenta.”

Pero el gobernador de Florida Ron DeSantis, un republicano, dijo el sábado que los líderes de la ciudad acordaron moverse más rápido después de que los ingenieros estatales examinaran el edificio. El gobierno estatal cubrirá los costos de la operación, dijo DeSantis, agregando que la torre podría ser derribada “directamente con algún tipo de cargo.” Programada adecuadamente, la demolición podría permitir a los equipos continuar su búsqueda de víctimas con mínimas interrupciones, dijo el gobernador.

“Dado el hecho de que la tormenta se acerca, es lo más prudente”, dijo DeSantis.

Mientras Elsa atravesaba el Caribe el sábado, el gobernador declaró el estado de emergencia en el condado de Miami-Dade y en una docena de otros a lo largo de la costa.

El Centro Nacional de Huracanes advirtió de las condiciones de la tormenta tropical, la marejada ciclónica y las lluvias que se espera que golpeen los Cayos de Florida y el sur de la península de Florida a partir del lunes. Los vientos podrían alcanzar los 104 kph mientras la tormenta se desplaza por el estado entre el lunes por la noche y el miércoles. Aunque se espera que el ojo pase por la parte occidental del estado, Miami y sus alrededores podrían seguir sintiendo fuertes ráfagas.

Las autoridades anunciaron el sábado por la mañana que se habían recuperado los restos de otras dos víctimas, con lo que el número de muertos asciende a 24, mientras que 124 personas siguen en paradero desconocido. Los sobrevivientes y las familias de los desaparecidos han sido informados de los planes de demolición, dijo Levine Cava.

“Entienden dónde estamos”, dijo. “Por supuesto, todos están devastados por el proceso”.

Rescatistas buscan a 124 desaparecidosRescatistas buscan a 124 desaparecidos

La demolición será llevada a cabo por Controlled Demolition Inc, confirmó Levine Cava el sábado. La empresa, con sede en Maryland, ha acumulado numerosos récords mundiales a lo largo de los años, incluido el de la demolición del mayor edificio jamás implosionado. La empresa también está detrás de proyectos de gran repercusión, como la implosión en febrero del Trump Plaza Hotel and Casino en Atlantic City.

El sábado, en el lugar del derrumbe, los equipos de demolición estaban en la estructura restante con tractores Bobcat, buscando lugares donde pudieran colocar cargas explosivas, según Burkett.

Steve Rosenthal, propietario de la unidad 705 en la sección del edificio que no se derrumbó, celebró la decisión de derribar el condominio.

“Tiene que desaparecer. Es un peligro, es un dolor, es un mal recuerdo”, dijo Rosenthal, de 72 años. “Derríbenlo, desháganse de él, construyan un monumento allí. Creo que todo el mundo tiene que pasar página en algún momento. Porque tenemos que hacerlo. Tenemos que hacerlo”.

En la semana y media transcurrida desde el derrumbe del condominio, la búsqueda de víctimas ha sido minuciosa. Incluso antes de que se formara la tormenta tropical, los esfuerzos de rescate se vieron obstaculizados por las tormentas locales y la creciente preocupación por la estabilidad del edificio. El jueves, las “preocupaciones estructurales” llevaron a los equipos a detener su trabajo durante casi 15 horas mientras los ingenieros inspeccionaban los materiales en busca de debilidades.

Allyn Kilsheimer, un veterano ingeniero contratado por Surfside para investigar el derrumbe, dijo que ha pasado la semana intentando diseñar un modelo que permita una demolición segura.

“Lo hemos reducido a dos escenarios de demolición para presentar”, dijo a The Washington Post en una breve entrevista. “No he dicho que sea seguro, pero la idea es hacerlo lo más seguro posible”.

Unos kilómetros más arriba, las autoridades ordenaron el viernes la evacuación de un condominio en North Miami Beach que los funcionarios consideraron “estructural y eléctricamente inseguro.” Los funcionarios de la ciudad están inspeccionando todos los edificios de más de cinco pisos en busca de signos de debilidad que puedan amenazar la seguridad de los residentes en su interior.

Crestview Towers, un rascacielos de 156 unidades a unos 11 kilómetros al norte de Champlain Towers South, se convirtió en el primer edificio que hizo saltar las alarmas. Cientos de residentes evacuaron el viernes por la noche, saliendo con maletas, almohadas y bicicletas.