miércoles, noviembre 29, 2023
Google search engine
InicioInternacionalNuevo estudio relaciona a los medicamentos populares para adelgazar con graves problemas...

Nuevo estudio relaciona a los medicamentos populares para adelgazar con graves problemas digestivos

Un nuevo estudio sugiere que las personas que toman medicamentos inyectables para adelgazar de uso masivo, como Wegovy, Ozempic, Saxenda y Victoza, pueden correr un mayor riesgo de sufrir problemas digestivos graves, como parálisis estomacal, pancreatitis y obstrucciones intestinales, en comparación con quienes toman otro tipo de medicamentos para perder peso.

Según el estudio, el riesgo de que se produzcan esos episodios en pacientes concretos parece ser poco frecuente: por ejemplo, alrededor del 1% de las personas que tomaban Ozempic fueron diagnosticadas con parálisis estomacal. Pero la demanda de estos fármacos se ha disparado, y decenas de millones de personas los toman en todo el mundo. Los investigadores afirman que incluso un porcentaje tan bajo del riesgo puede suponer cientos de miles de nuevos casos.

«Cuando hay millones de personas que toman estos fármacos, un riesgo del 1% se traduce en muchas personas que pueden pasar por esa situación», afirma el Dr. Mahyar Etminan, autor principal del estudio y epidemiólogo de la Universidad de Columbia Británica.

Los autores del estudio también señalan que estos problemas no son leves. Las obstrucciones intestinales, por ejemplo, pueden representar urgencias médicas.

Informes anteriores de CNN destacaron casos de parálisis estomacal en personas que habían tomado estos fármacos y la falta de advertencias a los pacientes sobre ese efecto secundario específico.

La información de prescripción de Wegovy y Saxenda advierte de una serie de efectos secundarios graves, como inflamación del páncreas, problemas de vesícula biliar, obstrucción intestinal, problemas renales, reacciones alérgicas graves, aumento del ritmo cardiaco, pensamientos suicidas y cambios en la visión en personas que también padecen diabetes. También se acaba de añadir a la etiqueta de advertencia de Ozempic una advertencia sobre el íleo, u obstrucción intestinal.

Las etiquetas también señalan que los efectos secundarios más frecuentes son náuseas, vómitos y estreñimiento. También advierten encarecidamente a las personas con antecedentes de ciertos tipos de cáncer de tiroides hereditarios que no tomen los medicamentos.

Para el estudio, que se publicó como carta de investigación en JAMA, los investigadores de la Universidad de Columbia Británica examinaron una muestra aleatoria de más de 16 millones de reclamos de seguros de una base de datos de medicamentos recetados que cubre alrededor del 93% de todas las recetas de pacientes ambulatorios en EE.UU. Las solicitudes se presentaron entre 2006 y 2020.

Buscaron pacientes a los que se habían recetado dos fármacos inyectables: semaglutida y liraglutida. Ambos pertenecen a una clase de agonistas denominada GLP-1 y ralentizan el paso de los alimentos por el estómago. Pueden ayudar a los diabéticos a controlar su glucemia y provocar una pérdida de peso sustancial en personas con o sin diabetes.

En 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) aprobó la semaglutida para personas obesas sin diabetes que solo necesitan perder peso. Se vende bajo la marca Ozempic cuando se prescribe para la diabetes y Wegovy cuando se prescribe para perder peso. La liraglutida fue aprobada por la FDA como medicamento para perder peso desde 2014. Cuando se receta para la diabetes, se llama Victoza; cuando se receta para el control del peso, se llama Saxenda. Pero incluso antes de que los medicamentos llegaran oficialmente al mercado para la pérdida de peso, los médicos habían notado los beneficios y comenzaron a prescribir fuera de etiqueta para los pacientes que necesitaban adelgazar.

Para averiguar quiénes podrían haber sido esos pacientes, los investigadores buscaron a personas a las que se hubiera diagnosticado obesidad al menos 90 días antes de empezar a tomar la medicación y excluyeron a las que también habrían sido diagnosticadas de diabetes o estuvieran tomando algún otro fármaco para controlar el azúcar en sangre.

Luego compararon la frecuencia de problemas digestivos graves en esos pacientes con el mismo conjunto de problemas en personas que tomaban otro tipo de medicación para perder peso, bupropión-naltrexona, que se vende como píldora llamada Contrave.

Durante los años revisados, los investigadores descubrieron que las personas que tomaban Ozempic y Saxenda eran mucho más propensas a desarrollar problemas estomacales e intestinales graves en comparación con las que tomaban Contrave.

En términos absolutos, hubo una tasa aproximada del 1% de nuevos casos de parálisis estomacal en el grupo que tomaba Ozempic, alrededor del 0,7% de incidencia de parálisis estomacal en el que tomaba Saxenda, y una incidencia aproximada del 0,3% de parálisis estomacal en el que tomaba Contrave.

En términos relativos, esto significa que las personas que tomaban los fármacos inyectables tenían más del triple de probabilidades de sufrir parálisis estomacal que las que tomaban Contrave.

No se observaron obstrucciones intestinales en el grupo que tomaba Ozempic, pero el estudio halló una incidencia del 0,8% en las personas que tomaban Saxenda, y del 0,17% en las que tomaban Contrave. Esto significa que las obstrucciones intestinales eran más de cuatro veces más probables en las personas que tomaban los medicamentos inyectados que en las que tomaban Contrave.

En cuanto a la pancreatitis, hubo una incidencia del 0,5% en las personas que tomaban Ozempic, un riesgo del 0,8% en las que tomaban Saxenda y una incidencia del 0,01% en las que tomaban Contrave, lo que representa un aumento de más de nueve veces.

Los investigadores también analizaron el riesgo de que a los pacientes se les diagnosticara enfermedad biliar, que es un conjunto de problemas que afectan a la vesícula biliar y los conductos biliares, pero no hubo diferencias significativas entre los grupos.

En el grupo de unos 600 pacientes que tomaban Ozempic, hubo cuatro casos de gastroparesia o parálisis estomacal, dos casos de pancreatitis, ninguna obstrucción intestinal y cinco que desarrollaron enfermedad biliar.

En el grupo de unas 4.400 personas que tomaban Saxenda, se produjeron 66 casos de parálisis estomacal, 73 obstrucciones intestinales, 71 casos de pancreatitis y 162 casos de enfermedad biliar.

En cambio, en el grupo de unas 650 personas que tomaban Contrave, se produjeron tres casos de parálisis estomacal, dos obstrucciones intestinales, un caso de pancreatitis y 16 de enfermedad biliar.

El estudio tiene sus limitaciones. Es observacional, por lo que solo puede mostrar asociaciones. No puede demostrar que los fármacos causen las enfermedades diagnosticadas.

Pero los investigadores afirman que intentaron controlar algunos de los factores que podrían haber sesgado los resultados.

«Las personas con diabetes, por ejemplo, ya tienen un mayor riesgo de gastroparesia, de pancreatitis y de enfermedad biliar», dice el autor del estudio Mohit Sodhi, un estudiante de medicina que analiza los efectos adversos de los medicamentos prescritos habitualmente. Sodhi explica que, al excluirlos del estudio, pudieron determinar con más precisión qué podría estar relacionado con el fármaco y qué con la enfermedad.

Y aunque los investigadores tomaron medidas para tratar de encontrar a personas que pudieran haber estado utilizando los fármacos para perder peso, como no consta en sus historiales médicos, no hay forma de saber con certeza por qué los tomaban.

Aun así, es la primera vez que los investigadores han podido poner cifras a estos riesgos, que hasta ahora solo habían sido descritos por médicos y pacientes que los habían notado.

Expertos que no participaron en el estudio afirmaron que está bien realizado, pero tiene algunos límites y no será la última palabra.

«Aunque los agonistas del GLP-1 suelen tolerarse bien, la incidencia de efectos secundarios graves es baja», afirmó el Dr. Ian Musgrave, farmacólogo molecular de la Universidad de Adelaida (Australia), en una declaración sobre el estudio facilitada al Science Media Centre, una organización sin ánimo de lucro del Reino Unido.

Por ejemplo, según Musgrave, la inflamación del páncreas, o pancreatitis, es un efecto secundario conocido de estos agentes en pacientes con diabetes de tipo 2. Lo que no está tan claro es si los pacientes que toman estos fármacos para perder peso pueden sufrir los mismos efectos secundarios graves.

De acuerdo con Musgrave, uno de los factores que pueden influir en los resultados del estudio es que el número de pacientes que tomaban los fármacos inyectables era mucho mayor que el de los que tomaban Contrave. Otra puede ser que, aunque los autores del estudio controlaron sus datos en función de factores como la edad, el sexo, el consumo de alcohol, el tabaquismo y el colesterol alto, no compararon el efecto del índice de masa corporal (IMC).

Aun así, dijo, los resultados del estudio son una valiosa contribución para los médicos que prescriben los medicamentos y los pacientes que están considerando tomarlos. CNN se puso en contacto con Novo Nordisk, fabricante de los dos fármacos inyectables para la pérdida de peso examinados en este estudio, para solicitar sus comentarios.

Novo Nordisk, fabricante tanto de Ozempic como de Saxenda, dijo que respalda la seguridad y eficacia de todos sus medicamentos GLP-1 cuando se utilizan de acuerdo con el etiquetado del producto y las indicaciones aprobadas.

«Con respecto a la investigación, como reconocen los autores, es un estudio que tiene limitaciones, incluida la posible confusión por la indicación y por otros factores», dijo la compañía en un comunicado a CNN.

«Recomendamos a los pacientes que tomen estos medicamentos para sus indicaciones aprobadas y bajo la supervisión de un profesional sanitario. Las decisiones sobre el tratamiento deben tomarse junto con un profesional sanitario que pueda evaluar la idoneidad del uso de un GLP-1 basándose en la evaluación del perfil médico individual del paciente», señala el comunicado.

Los investigadores señalan que estos problemas tal vez no aparecieron en los ensayos clínicos que condujeron a su aprobación porque esos estudios no eran lo bastante amplios como para captar algunos de los efectos adversos más raros, o los registraron como síntomas en lugar de ahondar en sus causas subyacentes.

«Los principales síntomas de la gastroparesia son las náuseas y los vómitos, así que pueden informar de náuseas y vómitos pero analizar la verdadera etiología de lo que está ocurriendo es algo a tener en cuenta», dijo Sodhi.

Sodhi dijo que se sintió motivado para hacer el estudio después de tratar a un hombre en el servicio de urgencias que vomitaba entre 15 y 20 veces al día. Los médicos no sabían cuál era la causa hasta que se dieron cuenta de que tomaba Ozempic. Según Sodhi, le recetaron un medicamento para tratar la parálisis estomacal «y mejoró mucho».

«Es totalmente posible que sufriera este tipo de efecto adverso», afirmó.

Mientras tanto, los investigadores esperan que los organismos reguladores y los fabricantes de medicamentos consideren la posibilidad de actualizar las etiquetas de advertencia de sus productos, que actualmente no incluyen el riesgo de gastroparesia.

«Se trata de una información esencial para que los pacientes puedan buscar atención médica a tiempo y evitar consecuencias graves», afirma Sodhi.

Y esperan que su estudio permita a la gente tomar decisiones más informadas sobre los fármacos.

«Alguien que tenga diabetes y tome este medicamento para tratarla podría estar más dispuesto a aceptar el riesgo de estos efectos adversos, que son poco frecuentes, para ayudar a controlar su diabetes», dijo Sodhi.

«Pero las personas que, por lo demás, están sanas pero tal vez quieran perder un poco de peso, bueno, si tuvieran una noción más precisa de lo que estarían tomando… potencialmente eso podría cambiar la decisión de tomar o no estos medicamentos».

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments